600x400

Preparar una tabla de quesos es una opción ideal en cualquier época del año y más ahora que se acercan estas fechas tan especiales. Con una correcta presentación y acompañamiento, os convertiréis en el anfitrión ideal.

Desde Quesos Manzer vamos a daros todas las pautas necesarias, para que vuestra tabla de quesos triunfe en la mesa.

Lo ideal sería la presentación de una tabla de quesos variados y que incluya diversos tipos de quesos, entre ellos tiene que haber quesos de cabra, oveja y vaca y en diferentes texturas, blandos, duros, ahumados… También si sois amantes queseros, podéis hacer una tabla por países o regiones, trasladándoos de este modo a Italia, Francia o Alemania.

Como indicábamos en el post Cómo organizar una cata de quesos, tenemos que tener en cuenta el tipo de queso, en qué momento vamos a sacar la tabla de quesos, la temperatura y el corte, ya que sabemos que este último ha de ser diferente según el tipo de queso que vayamos a servir.

Dicho todo esto, el acompañamiento en la tabla de quesos es fundamental, para que el resto de comensales se queden “boquiabiertos” con el plato estrella, por lo que debemos tener en cuenta a los siguientes alimentos:
– Pan, debemos acompañar la tabla con diferentes tipos de pan, ya que en ella vamos a encontrar una gran variedad de quesos, pan con semillas, tostas para untar, integrales, etc.
– Frutos secos, el queso combina muy bien con este tipo de alimento y potencia su sabor, nueces, avellanas, almendras, pasas, etc.
– Frutas, Las frutas le dan un colorido espectacular a la tabla de quesos adornándola, ideales para una tabla de quesos de postre.
– Embutidos, si la tabla de quesos es servida como aperitivo, el jamón, salchichón o cualquier otro es el acompañante ideal.
– Aceitunas, son ideales para aportar un toque de color y sabor.

Finalmente, en cuanto a las bebidas tenemos que tener claro que un vino tinto con cuerpo, va acompañado de un queso curado, por el contrario vinos blancos y rosados deben ir acompañados de quesos más suaves. Los quesos azules combinan muy bien con vinos dulces.

¿Y vosotros qué elección preferís?