Todas las noticias e información

sobre el queso

queso_semicurado_m

¿Sabemos cómo conservar el queso para mantener todo su sabor?

A todos nos encantan comerlo, pero a veces desconocemos cúal es la mejor manera de conservar el queso cuando lo llevamos a casa.

¿Es mejor meterlo en el frigorífico o dejarlo en la quesera a temperatura ambiente? Siguiendo estos consejos tus quesos se mantendrán más sabrosos y auténticos.

Lo primero y más sencillo es no adquirir un gran queso si no lo vamos a comer en poco tiempo. Es mejor comprar una cuña y posteriormente otra.. Pero..¿ Y si nos regalan un queso de 3kg?  Yo no lo rechazaría.

En segundo lugar te indicamos que el lugar idóneo para guardarlo sería una bodega húmeda, con una temperatura alrededor de los 12º, aunque muchos no tenemos una por lo que nuestra solución es el refrigerador, ya que fuera de él el queso suda mucha de su grasa natural y pierde matices y texturas, el único inconveniente de la nevera es su frío seco que tambien puede hacerle perder sabor.

Como sabemos las neveras suelen estar a temperaturas inferiores a 12º por lo que si podemos elegir el sitio del queso os recomendamos ponerlo en los cajones inferiores, donde solemos poner la verdura y los productos frescos.

A la hora de envolverlo tenemos varias soluciones, lo idóneo pero más engorroso es utilizar un paño húmedo pero si no disponemos, o no queremos usarlo, siempre será mejor utilizar papel transparente para que mantenga la humedad y no se mezcle con otros olores de la nevera.

El último punto y uno de los terrores del consumidor es el moho, que es un organismo que aparece muy comúnmente en el queso y que no nos debe amedrentar, al contrario de lo que muchas veces se piense, el queso no se pondrá malo porque tenga moho sino que le servirá como película protectora, y sobre todo en el caso de los quesos artesanos es algo muy común y que denota la calidad del producto. Aún así tambien os recomendamos que si vuestro queso ya está cortado y posee agujeros los tapéis con un cuchillo como si estuviéseis untando la cara descubierta del queso, una manera natural de que el moho no penetre.

Tras estos consejos sólo nos falta ponerlos en práctica y a la hora de comer el queso recordar sacarlo entre 15 o 30 minutos antes de su consumo para que se adapte a la temperatura ambiente y se potencie su sabor, a esto, en la jerga de los queseros lo llamamos “atemperar”.
Bon apetit!

VOLVER A NOTICIAS