Todas las noticias e información

sobre el queso

quesos Manzer

El queso para los intolerantes a la lactosa

Publicado el 18/12/2017

Ser intolerantes a la lactosa y amante de los quesos no es incompatible, ¿sabías que gran parte de la lactosa se pierde en el proceso de elaboración de los quesos? Esto permite que haya ciertos tipos de quesos que pueden tomar los intolerantes, así como yogures y otros productos lácteos fermentados. Este fenómeno se debe a que la mayor parte de la lactosa que contiene la leche se queda en el suero, por lo que al cuajar la leche para hacer queso traspasa muy poca cantidad de lactosa. Pero también de forma natural también existen algunos que no contienen lactosa. En los supermercados podemos encontrar productos etiquetados como “naturalmente sin lactosa”, y esto se debe a que en los procesos de fabricación del queso ésta se elimina y los intolerantes puedan digerir de manera más fácil el producto lácteo.

Durante los procesos de maduración de los quesos se le suele añadir bacterias probióticas, las cuáles contienen altas concentraciones de lactasa, que hacen que la lactosa se deshaga y fermente. Así, el azúcar natural de la leche, conocida como lactosa, se convierte en ácido láctico que permite que el queso sea más fácil de digerir. Estas bacterias eliminan completamente la lactosa en los quesos bien madurados. Por eso muchas personas intolerantes a los productos que contienen lácteo pueden tomar ciertos quesos.

Por ejemplo, quesos como el parmesano y el queso manchego, considerados añejos, contienen un porcentaje muy bajo de lactosa, menor a un 2%.

¿Cómo saber más acerca del grado de lactosa que contiene un queso? Fácil, si observamos la información nutricional de cada queso el nivel de azúcares, existen varios niveles. Si el nivel es inferior a 0,5 gramos por cada 100 gramos de producto, se puede decir que se trata de un queso con un contenido muy bajo de lactosa y que seguramente podremos consumir sin incidencias.

De este modo podemos concluir diciendo que aquellos quesos que más curados son los más recomendables para aquellas personas que tienen un alto grado de intolerancia a la lactosa. Por lo que no debemos eliminar completamente de nuestra dieta la ingesta de productos que contengan lácteos, ya que como hemos dicho anteriormente, el queso es una buena opción para los intolerantes y puede ser consumido a diario siempre y cuando tengamos en cuenta el nivel de azúcares y el grado de maduración.

VOLVER A NOTICIAS