Todas las noticias e información

sobre el queso

platos con queso

Siete recetas para un sándwich diferente

El sándwich, ese aperitivo o tentempié que acostumbramos a convertir en cena y que tan cómodo resulta cuando nos vamos de excursión. A continuación, te traemos siete recetas diferentes que te fascinaran, una vez las pruebes, y querrás repetir.

Sándwich mixto
Ese gran clásico de jamón york y queso entre pan y pan, bien tostado y doradito por la mantequilla que alcanza su máximo esplendor cuando se come caliente.

Sándwich de atún
Anchoas, atún, pimiento, tomate o zanahoria son algunos de los ingredientes de este emparedado tan elaborado. Acompáñalo con una ensalada y unas patatas aliñadas con pimentón.

Sándwich vegetal con huevo
El Sándwich vegetal es otro de los clásicos, aunque por mucho que le pongamos empeño no hay dos recetas iguales. Esta propuesta lleva lechuga, tomate, queso y huevo. Y ahora os damos la idea especial, coloca un huevo troceado y el queso encima para después gratinar, verás que exquisitez.

Sándwich en pan de pita
Es una alternativa perfecta para la merienda o una cena ligera, tiene muy pocas calorías. Lechuga, tomate, queso y jamón de pavo acompañado de pan de pita son los ingredientes principales. Si rociamos el aceite con un pulverizador estará más jugoso y evitaremos salsas.

Sándwich de frutos secos y queso fresco
Te sirve de postre o como bocado dulce a media mañana. Este emparedado que nos propone Eva Arguiñano está realizado con pan integral, queso freso y un revuelto de frutos secos. Además, quedará ideal si lo acompañamos con unos hilos de miel.

Sándwich de tahini, queso, nueces y membrillo
Empecemos por explicar qué es el tahini. Y es que se trata de una crema de sésamo muy utilizada en la cocina árabe. Esta pasta se obtiene a partir de semillas de sésamo o ajonjolí molida. Acompañado de queso, nueces y membrillo obtendremos un sándwich muy nutritivo y sano.

Sándwich de plátano y queso
En este caso, el sándwich puede ser el acompañamiento perfecto para una crema fría. Pon en un bol el queso, pela el plátano y fríelo. Después solo tendrás que poner un poco de queso entre dos trozos de plátano.

VOLVER A NOTICIAS